diumenge, 30 de març de 2014




Hola, corazones:

Seguro que pensáis que nos hemos rayado definitivamente, porque, qué coño tiene que ver una cosa con la otra.

Bueno, nos explicamos. Noam Chomsky es un tío liberal -en sentido americano, es decir, de izquierdas, un gran lingüista y un gran tocacojones-.  Y  con sus ideas la gente de la red ha hecho una cosa tan buena -la música, la imagen, la palabra-  como lo que os ofrecemos:
 



Las diez reglas de la manipulación O cómo nos engañan, nos emocionan con nimiedades para hacernos sentir infantiles,  nos hacen sentir culpables, nos paralizan, nos degradan

Las 10 estrategias de la manipulación mediática

Y cuando lo hayáis visto y reflexionado  -sobre todo lo que es la procrastinación, lo que es creerse que el poder lo arreglará todo al final si somos buenecitos (je-je, el Acuerdo de la Carrera Profesional)-, entonces, y solo entonces, podéis ir al



CHANQUETE HA MUERTO




Ah, no. Queríamos decir este, este Suárez. Esto.

Sí, murió por nosotros. Por nuestra salvación. Porque él trajo la Democracia.Y todos nos convertimos en ciudadanos. Porque hizo que la soberanía residiera en el pueblo. Porque consiguió que los patronos no explotaran a los trabajadores.
Porque, gracias a él, pudimos cantar Libertad sin ira y España camisa blanca. Ah, y el Habla, pueblo habla.

Pero lo que hizo fue gracias a que era super-amigo de J.C.de Borbón y Borbón y éste lo nombró Presidente:





Entonces, cabe afirmar: que el que trajo la Democracia lo hizo porque hubo uno que lo puso.

¿Y al Rey quién lo puso?



Pues,  Franco, ese hombre:





Franco nombra sucesor a Juan Carlos




(Franco está detrás de Suárez, con su camisita azul, controlándolo todo para salvar España. ¡Señor, qué hombre!)

Veamos: si a Suárez lo puso Juan Carlos de Borbón y Borbón. Y si a Juan Carlos lo puso Franco

¡¡¡FRANCO FUE QUIEN TRAJO LA DEMOCRACIA A ESPAÑA!!!




Mirad cómo nos enseñó a votar con  su votito secreto.

Ah, que creéis que esas votaciones no valían porque no eran de-mo-crá-ti-cas como las de ahora, que sí que son de las buenas. En fin, pues si os creéis eso, tampoco tendréis problema en creer algo mucho más evidente:

QUE FRANCO Y CHANQUETE ERAN LA MISMA PERSONA






Hale, a seguir tomando tele-alucinógenos de los mass-media.





Heysenberg.

DIFUNDE EN LA RED