diumenge, 23 de març de 2014



Se dice que, de mortuis nil nisi bonum. Pero ...
 



Pero este tío fue ministro de un Dictador sanguinario. Un tal Franco, lo decimos porque, seguro, seguro que se les va a olvidar decirlo. Y estuvo en gobiernos que firmaron penas de muerte. Por si alguno no se acuerda ...


Suárez jura en presencia de Franco y de Herrero Tejedor su cargo como secretario general del Movimiento.


Mirad lo que declaró nada más obtener la canonjía:

Ataviado con camisa azul, se expresó así al tomar posesión de la Vicesecretaría General del Movimiento:

se trata de continuar la ingente labor del Caudillo (y pongo de manifiesto) mi lealtad a un Régimen nacido de la necesidad de recuperar la identidad nacional del país y su legitimidad como Estado que, encabezado por el general Franco, ha sabido dar respuesta en circunstancias cambiantes y desde luego no fáciles, al reto de mantener unido su destino como país, acelerar su progreso y posibilitar su vida democrática. Te pido, ministro secretario, que hagas llegar al Jefe Nacional de Movimiento mi gratitud por su generosa designación y especialmente el testimonio de lealtad de este español de filas que aprendió en la dureza de su tierra abulense a ser fiel a la palabra dada y estricto cumplidor de sus obligaciones.


Acto de Franco y el Rey en la "organización sindical"


Este tío fue amigacho del Rey, porque lo sacaba mucho en la TVE y, además, se iban de parranda y compartían gustos:


el triangulo de la transicion-ana romero-9788408118794

Y, la verdad, lo del cambio-montaje, les salió muy requetebién. Es más, nos pegaron el cambiazo y algunos todavía no se han enterado.
 




En fin, como Alain Delon/Tancredi -guapísimo de cojones- dice en el Gatopardo:
 



Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie (en italiano: Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi). Esta frase simboliza la capacidad de los sicilianos para adaptarse a lo largo de la historia a los distintos gobernantes de la isla, pero también la intención de la aristocracia de aceptar la revolución unificadora para poder conservar su influencia y poder. El gatopardismo o lo lampedusiano es en ciencias políticas el cambiar todo para que nada cambie, paradoja expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957).


Y en esas estamos.

Pero, por favor, ya vale de chuparnos ... (Pulp Fiction)





Heysenberg.

DIFUNDE EN LA RED