diumenge, 9 de març de 2014


              
INTERVENTORES DE RAZA/RAZAS DE INTERVENTORES.


Esto es lo que pasa cuando un Interventor de Raza actúa en defensa de los intereses públicos:


El interventor del Estado socava la defensa de Blasco

Es decir, que si -metafóricamente hablando- el Interventor del Estado fuera un can, sería de esta raza y actitud:





Y esto nos parecería bien a los que gestionamos fondos públicos porque nos defendería preventivamente ante el político amigo de la coima y el convoluto.

Ya sabéis, siempre podríamos decir: este gasto no procede, porque la Intervención nos lo tira p´atrás. Y así, evitaríamos tener que poner nuestra firmita en las facturitas raritas, como pasaba -y pasa- en muchas Consellerias, con los resultados que sabemos



 

Sin embargo, en la Amada Administración de Neverland, que Dios Guarde Muchos Años, esto NO PASABA ASI. Ahora ya no pasa tanto, pero es porque estamos boquerón.

Nuestra Intervención, siguiendo con la metáfora perruna, sería algo más parecido a:


PERRO QUE LADRA BAJITO

Es decir,



¿Creéis que exageramos? Mirad,
 El Interventor de la Generalitat confirma que entregó a Vela el documento filtrado a Blasco

Rafael Blasco, leyendo bajo su mesa en las Cortes el informe sobre las ONG. | B. Pajares

Vayamos concluyendo:
a)      Si tenemos al frente del aparato administrativo a las Rebecas -os lo volvemos a poner porque sabemos que os pone--------------------------, porque, ¿quién no ha sufrido en su vida a una Rebeca?.




b)      Si tenemos en la Intervención a

 


en vez de 




La desconfianza sobre las cuentas públicas, sobre la solvencia de la Administración de Neverland, es un hecho. Llegando a la tristísima situación de tener que recurrir a auditorías externas para saber cómo están las cuentas públicas en verdad verdadera:

La Generalitat contrata ocho auditorías para colaborar con la Intervención General por 2,1 millones


Este desastre sin paliativos en el control de las cuentas públicas, no ha sido un castigo divino. NO.

Porque la demolición del autocontrol administrativo -del que los funcionarios somos, o deberíamos ser, los garantes y defensores- ha sido una OPERACIÓN PLANIFICADA DE VOLADURA DE LA ADMINISTRACION PUBLICA, con responsables-lacayos al servicio de la corrupción, que han construido su miserable carrera administrativa a costa de los funcionarios que no se han vendido.

Y han causado mucho dolor con sus mafiadas, con sus esto hazlo así o el Conseller se enfadará contigo y, recuerda, te ha puesto Él y Él te puede quitar.

Porque ser tan obsecuentes, tan obedientes con el Poder dejaba a sus compañeros como desafectos al Régimen, en definitiva, arrumbados en un rincón, en un despachito inmundo sin trabajo,  con el chupete de la Interné, y esperando la hora del almuerzo y la hora de la salida.

Nosotros, los locos de la CGT, aunque nos castiguen sin carrera administrativa, sin teletrabajo, sin conciliación familiar, LA CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO NO LO VA A CONSENTIR .

CORRUPTOS, VAMOS A POR VOSOTROS.





Fdo.: Heysenberg

DIFUNDE EN LA RED