dimarts, 11 de febrer de 2014

Hola, corazones:

Hoy, en Corazón del Palau os queremos explicar qué ha pasado, porqué no se ha producido, qué se ha jodido en Miguelete, 5 para que la Taula de la xocolatà de la Función Pública se haya desconvocado.

Pero, primero, veamos a los miembros y miembras más destacados y destacadas de la misma:




Foto: Niñas miembras de la Taula de la Xocolatà,  esperando a Pedro, ¿quieres hacer un pastel con nosotros?. La representante del Sindicato Amarillo, enseña un rodillo, porque dice que tiene mayoría absoluta de votos en su sector profesional: niños-de-catecismo.


Pedrito, niño-directivo:



Foto: Pedro sabe posar y combinar los colores traje-corbata. Domina el escorzo como nadie, cuando vienen mal dadas se pone de lado. Antes era muy amigo de Paco, que también era muy presumido, pero ya no se hablan.  Ahora es super- amigo de Alberto. Pedro imita  a Arturo Fernández y  dice chatina con mucha gracia: es un galán;  Alberto, clava a Amador Mohedano, porque pone la misma cara de sieso  sin esfuerzo.


Gonzalito: sindicalista de clase.

nino-enfadado

Foto:   Gonzalito, Secretario General de la Federación Sindical de Guarderías Públicas; está liberado de ir a la guardería desde que nació, porque solo le gusta ir con su carterita a visitar Subsecretarías. Ahora está muy enfadado porque ya no le invitan a la Ludoteca del Palau y por eso  amenaza con su puñito de sin-di-ca-lis-ta-de-cla-se.


Ana, Directiva-Disney.

Ana,  es muy amiga de Pedro, siempre van juntos a todos los lados. Ana, como Pedro,  es del PP y como no quieren que lleguen los catalanistas del tripartito, lleva a la Taula de la Xocolatà de la Función Pública,  un pastel con anisitos de  los colores de la nostra señera.




Pepito: el Niño Repelente de la Guardería.



Pepito es un niño técnico-pelotilla. Se sabe todas las normas de la Guardería, para así poder decírselas a Ana y a Pedro y así  fastidiar a los demás. Cuando Ana y Pedro no van a clase, él se pone a hacer una lista de revoltosos y luego se chiva. De mayor  le gustaría ser Director de Guardería.  A veces se pone muy enfermito, porque tiene miedo a  unos niños castigados por su culpa a los que quitaron  sus puestos para dárselo a otros más pelotillas como él.


La Xocolatà:

La Xocolatà de la Función Pública tiene una ventaja: es muy digerible porque ninguno de sus miembros y miembras le echan huevos. Por eso, corazones, no os preocupéis de su desconvocatoria: en realidad, a nadie  le ha sentado  mal.

Todos los niños, después de la siestecita, pueden volver a pastelear en la Taula de Xocolatà de la Función Pública y hacer pasteles y tomar chocolate con buñuelos, que a Ana le encantan, porque es fallera.

Big_pintar_con_chocolate_museo_de_la_xocolata_barcelona_6

Foto:  Mesa sectorial y mesas técnicas pasteleando.


Porque mientras haya pastel y  chocolate para todos,  los enfados en la Guardería de Miguelete, 5, no duran.

HASTA PRONTO, CORAZONES.
 

DIFUNDE EN LA RED