dimarts, 12 de febrer de 2013


CGT Generalitat aplaude la decisión de Intersindical Valenciana de no firmar los Acuerdos con el Consell sobre liberaciones sindicales.

CGT considera que, después de los duros ataques del Consell contra el personal de la Generalitat, no es de recibo firmar acuerdos parciales sobre temas como las liberaciones sindicales que no aportan nada, más bien todo lo contrario, a la resolución de los graves problemas creados por el PP en la Administración del Consell: ERES masivos, privatizaciones encubiertas y a la luz del día (RTVV, FGV. . . ), enchufismo y corrupción, recortes de salarios, recortes brutales en colectivos como el de interinos, problemas de liquidez que no se resuelven y que todos los meses ponen en grave riesgo tanto el pago de las nóminas del personal, como la gestión de servicios públicos esenciales, la dependencia, el sector de discapacitados, la sanidad, la educación, etc.

Y sobre todo, porque, en nuestra opinión, limitan una acción sindical contundente, como exige el momento actual, en lugar de facilitarla como nos quieren hacer creer. Estos acuerdos no son ningún ejercicio de responsabilidad sindical, sino todo lo contrario.

Hacemos un llamamiento a la movilización seria sindical y general del personal empleado público, porque la situación crítica de la Generalitat lo requiere.

La corrupción y el despilfarro generalizado ponen en grave riesgo el funcionamiento ordinario de los servicios públicos y nuestra propia supervivencia como empleados públicos (que nadie dude que quieren privatizarnos).

Es nuestra responsabilidad como profesionales de lo público y como ciudadanos y ciudadanas destapar y denunciar el saqueo de lo público y las graves ineficiencias y corruptelas que se han instalado en la Generalitat. (ver artículo de Andrés Boix, sin desperdicio, “Una Generalitat en descomposición”)

Tenemos la oportunidad de combatir la mala imagen que los políticos han creado de nosotros ante la Sociedad, demostrando que somos capaces de frenar la corrupción y el despilfarro. Para eso estamos aquí (y estaremos).

Menos pactos con el diablo y más acción.


Al resto, con el objeto de liberarse de sus ataduras, les dedicamos con todo el cariño este video:

 



El sindicalismo está domesticado y ésa ha sido la gran operación del sistema capitalista: la domesticación. Y a la vez nos dice que somos libres, eso sí que es cruel. José Saramago

DIFUNDE EN LA RED